top of page

Estar en La Zona

¿Te ha pasado que estás realizando una actividad y todo te está fluyendo perfectamente, prácticamente no hay pensamientos involucrados en el proceso y tu auto confianza está al máximo? Si la respuesta es afirmativa, probablemente estabas en lo que se denomina “La Zona”.


“La Zona” es un estado al que todos deberíamos aspirar a estar en nuestro día a día. En este estado, estás en conexión plena con tu verdadera esencia y eso hace que estés absolutamente conectado con la actividad que estás realizando. En términos fisiológicos, tu cerebro, corazón e intestinos están conectados a través del Nervio Vago lo que hace que tu cuerpo este operando en el Sistema de Recuperación y en un estado de balance u homeostasis. Esta conexión permite que tu comportamiento esté siendo dirigido por tu Corteza Prefrontal, la cual está relacionada con el enfoque.


Normalmente, solemos entrar en este estado cuando realizamos alguna actividad que disfrutamos mucho y en la que no tenemos ninguna expectativa. En estos momentos el tiempo es eterno y realmente estás enfocándote más en el “Ser” que en el “Hacer”. Estás 100% en conexión con el momento presente, disfrutando quién eres y lo que haces, sabes que todo va a salir perfectamente y, efectivamente, así sucede.


En nuestra niñez temprana solíamos pasar muchísimo tiempo en este estado debido a que nuestro Ego aún no estaba desarrollado. Por lo tanto, en ese entonces, no sobre analizábamos las cosas, no teníamos expectativas de lo que debería ser o no debería ser y simplemente éramos. Hoy en día nuestro Ego está constantemente intentando controlar nuestro comportamiento a través del miedo, el resentimiento o el lamento; por lo tanto, nos mantiene en un estado de alerta y desconectados de nuestra verdadera esencia y de “La Zona”.


La buena noticia es que sí podemos trabajar en nuestra capacidad de entrar en este estado y así obtener naturalmente el enfoque, motivación y confianza para lograr cada cosa que nos proponemos. Para ello, debemos ser capaces de cultivar 5 cualidades que son Atención Plena, Concentración, Visión, Esfuerzo Correcto y Confianza. En adelante te explicaré cada uno de estos puntos y compartiré algunas recomendaciones para que puedas desarrollarlos.


1. Atención Plena: Esto es estar en el momento presente. Suena muy cliché, lo sé, pero la verdad es que esta capacidad es de las mejores cualidades que podrías desarrollar en tu vida. Estar en Atención Plena es observar las cosas sin juzgar, es activar todos tus sentidos, es librarte de toda expectativa. ¿Qué puedes hacer para desarrollar esto? Comienza a generar pausas conscientes en tu día a día, observar tu respiración, escuchar los sonidos del lugar y mantener una conversación mirando a la otra persona a los ojos y sin pensar en lo que vas a responder, sino simplemente escuchando abiertamente, son algunas prácticas que puedes incorporar para ir conectando con esa capacidad que todos tenemos de estar en Atención Plena.


2. Concentración: Esta capacidad va de la mano con la Atención Plena. Tener la capacidad de concentración es poder mantener tu enfoque en una sola actividad/cosa por un periodo sostenido de tiempo. Hoy en día es algo que hemos perdido debido a la cantidad de información con la que somos bombardeados día a día. Mi recomendación es que seas sincero contigo y realmente veas qué tipo de cosas te distraen constantemente. Si es el celular, entonces cuando quieras entrar en este estado apágalo y guárdalo. Si es la comida, entonces mantente alejado de ella. Tú sabes qué es lo que te está distrayendo, por lo tanto, adecua el ambiente para mantener esa distracción alejada.


3. Visión: Cuando las dos características anteriores se juntan, la visión se da por si sola. Esto es poder ver más allá de lo obvio, ver las cosas con otra perspectiva, hacer conexiones que no son tan triviales. Para esto, es fundamental que confíes en tu intuición. Busca pasar más tiempo a solas en silencio para que aprendas a escuchar/sentir tu corazón. Esto es fundamental para poder salir de la racionalidad del pensamiento y de las historias del Ego.


4. Esfuerzo Correcto: Para estar en “La Zona”, es clave que no estés ni esforzándote demasiado ni muy poco. Estás en el medio. En un estado de esfuerzo cómodo, en el que puedes hacer lo que estás haciendo por horas y horas sin cansarte. Si se están cumpliendo las tres características anteriores, podrás saber fácilmente cuál es ese “Esfuerzo Correcto” según la actividad que estás realizando. Sentirás comodidad realizándolo y te sentirás imparable.


5. Confianza: Este punto es primordial y se refiere tanto a la confianza en uno mismo como a que todo lo que sucede externamente es por una razón. Tú sabes de corazón que las cosas van a funcionar y si hay algo que interrumpe tu camino o que pareciera estar estancándote, simplemente lo tomas como una oportunidad de aprendizaje, te mantienes flexible y vas adaptándote a la situación. ¿Cómo desarrollarla? Definitivamente esto no es algo que se trabaja de la noche a la mañana, pero para partir podrías responder a las siguientes preguntas: ¿En qué me destaco? ¿Qué situaciones en mi vida han sido difíciles de las que he podido salir adelante? ¿Qué he aprendido de cada una de esas situaciones?


Las primeras veces que comencé a ser consciente de que estaba operando en “La Zona” fueron surfeando. Esos días en que todo me sale bien, en los cuáles sé que no voy a fallar ninguna ola, en los que tengo la confianza de tirarme la ola más grande y en los que literalmente me siento conectado como si fuera uno con el océano. Muchas veces me preguntaba, ¿por qué hay días en los que me sale todo perfecto y hay otros días que siento casi como si no supiera surfear? La respuesta es simple, hay días en los que estoy conectado conmigo y puedo entrar en “La Zona” y hay otros días en los que mi Ego está en control y estoy absolutamente desconectado y en un estado de alerta.


Hoy en día, después de años trabajando en mí, suelo entrar fácilmente en este estado mientras surfeo, entreno, hago coaching, creo contenido, estudio, entre otras actividades que realizo diariamente.


Y tú, ¿en qué tipo de actividades has experimentado este estado?

תגובות


bottom of page