top of page

Sueña en grande: La ciencia detrás de la Visualización

No seas tan soñador. No seas tan ambicioso. Eso es imposible de lograr. El mundo real no es fácil.


¿Cuántas veces escuchaste cosas así cuando eras pequeño?


Probablemente varias veces y cada vez que lo escuchaste te cortaban un poco más tus alas. Cada vez que oías algo así y agachabas la cabeza, dejabas que los miedos e inseguridades de otra persona se insertaran en tu mente subconsciente, para pasar a ser parte de ti también. Y así fue como fuiste formando tu percepción de la realidad, a través de experiencias y enseñanzas que en su gran mayoría fueron influenciadas por otras personas.


Todos pasamos por las mismas Etapas de Desarrollo en las que, durante nuestros primeros 16 años de vida, fuimos programados con una Identidad o Ego para poder cumplir nuestro rol en la sociedad y familia, según las creencias de quienes nos criaron.


En mi caso, recuerdo muy bien cuando mi padre mi decía “El mundo no es un mundo Bilz y Pap”, haciendo referencia a la publicidad de la bebida (gaseosa) Bilz y Pap en la que mostraban un mundo perfecto y feliz. Por muchos años tuve muy inculcado ese mensaje, por lo que al creer eso, experimentaba dificultades en mi vida y constantemente sentía que tenía que estar sacrificando, sufriendo o forzando para lograr lo que me proponía.


Hasta que comencé a cuestionar todo lo que se me había enseñado. Comencé a tomar decisiones por mi propia cuenta, lo que me hizo cambiar y comenzar a ver el mundo con otros ojos. Con el trabajo interno adecuado, cambié mis programaciones mentales y esto hizo que mi experiencia de vida mejorara debido a que estaba siendo un reflejo estas nuevas creencias empoderadoras que instalé en mi subconsciente. Comencé a vivir una vida diseñada por mí, no por otros.


La Teoría Cuántica nos dice que todo existe en potencial, lo que quiere decir que las posibilidades son infinitas. La ciencia nos dice que una partícula sub-atómica ocupa un número infinito de lugares hasta que ésta es observada y ahí es cuando la partícula ocupa un solo lugar. A esto se le llama Superposición y es exactamente igual cómo funciona nuestra mente. Las posibilidades en nuestra vida son infinitas y lo que se manifestará en ella dependerá de lo que sostengamos en nuestra mente. Tal como dice parte de la Ley de la Mente, “en lo que te imaginas te conviertes”.


“Donde llevas tu atención, llevas tu energía” – Dr. Joe Dispenza

Nuestra percepción determina nuestra realidad. Si dejas de enfocarte en lo negativo y comienzas a enfocarte en lo positivo, comenzarás atraer más situaciones y personas positivas en tu vida. Obviamente es mucho más fácil decirlo que hacerlo ya que cuando la mente está programada de una manera (en este caso digamos que con programaciones predominantemente negativas), todo el tiempo tendrá la tendencia de enfocarse en lo negativo. Sin embargo, para cambiar esa perspectiva lo que debemos hacer es conscientemente establecer nuestra percepción en un estado positivo. Debe ser un ejercicio diario y hacerlo durante todo el día, y de esta forma comenzarás a utilizar la Ley de la Mente a tu favor (¡y no en tu contra como muchos hacen!).


Construimos nuestra vida a través de nuestra vibración. Si nuestra vibración está en una energía de miedo, creamos el potencial de miedo en nuestra vida y eso se manifestará de diversas formas. Sin embargo, si nos enfocamos en lo que deseamos, creamos el potencial de nuestros deseos y eso es lo que atraeremos.


Para tener claridad en nuestros deseos, debemos comenzar por saber qué es lo que queremos. Pregúntate ¿qué es lo que realmente quieres? Piensa en grande respecto a todas las áreas de tu vida: ¿qué quieres profesionalmente? ¿financieramente? ¿en cuánto a tu salud? ¿relaciones de pareja? ¿familia? ¿amigos? ¿en qué aspecto quieres crecer o mejorar? ¿qué experiencias deseas vivir? ¿en qué quieres contribuir? No dejes que tu mente te apague. Si te dice que eso es imposible o es muy difícil, no la escuches ya que viene de esos miedos que antes mencioné.


Una vez tienes la lista de lo que quieres, ve uno por uno preguntándote: ¿por qué quiero esto? ¿qué voy a sentir con esto? ¿qué voy a poder hacer? ¿es algo que realmente quiero o son cosas que otras personas a mi alrededor quieren? ¿es este el año apropiado para trabajar en esto?


Estas preguntas te ayudarán a limpiar un poco esa lista y realmente identificar si lo que quieres está conectado a tu corazón, es decir, a tus verdaderos deseos. Una vez tienes claros tus verdaderos deseos, comienza a crear un plan de acción para ello. ¿Cuáles son los pasos a seguir para lograr esto? ¿quién me puede ayudar? ¿cuáles son mis obstáculos?


Y una vez estos deseos y el plan de acción están bien definidos comienza la parte más importante y entretenida. Vivir como si ya hubieses obtenido todo lo que te has propuesto. Aquí el sentimiento es lo más clave. Recuerda, creas tu vida a través de tu vibración. Por lo tanto, siente gratitud porque sabes que lo que deseas ya viene en camino. Estás trabajando en ello. Sabes que no hay manera de fallar. Sientes en tu cuerpo la vida que deseas. El secreto está en sentirlo.


El proceso anterior es lo que se llama “Establecimiento de Metas Superiores” u “Objetivos Basados en Identidad”. Es un proceso que ha sido enseñado por muchos maestros a lo largo de la historia y lo que hace es utilizar los deseos del corazón y conectarlos con la mente, con el objetivo de re-programar la mente. Así re-programas tu mente de forma que ésta esté alineada con tu corazón. Esto es crear una nueva Identidad o Ego que sea un apoyo para cumplir tu propósito en la vida.


“Si asumes tu deseo y vives como si fuera cierto, ningún poder en la tierra podrá impedir que se convierta en un hecho.” – Neville Goddard

Para finalizar, me gustaría compartir un poco más de mi experiencia. Hace unos años me encontraba trabajando fuera de mi país como financiero en una de las compañías más grandes del mundo. Tenía un muy buen sueldo, muchas libertades y disfrutaba mucho de mi vida. Sin embargo, sabía que mi vida no estaba destinada a ser así. Llevaba mucho tiempo trabajando en mi salud y desarrollo personal y sentía que mi camino iba más alineado a ayudar a las personas a vivir mejor, con más salud y más conectados. Por otro lado, siempre me ha apasionado viajar y surfear y deseaba que mi carrera profesional sea 100% compatible con esto. Comencé a visualizar periódicamente mi vida viajando y trabajando online ayudando a personas. Lo sentía, lo veía, lo agradecía. Por otro lado, tomaba acciones concretas para ello. Dividía mi tiempo entre trabajar, entrenar, surfear, vida en pareja/social y estudiar. Me comencé a especializar en el funcionamiento del cuerpo y de la mente. Busqué mentores. Siempre enfocado y con mi atención dirigida hacia lo que deseaba lograr. Y hace unos días caí en cuenta que estoy viviendo exactamente esa vida que visualicé y por la que tanto trabajé, a pesar de que en el camino muchas cosas se han dado de manera muy distinta a lo que hubiese imaginado. Hoy me dedico a hacer coaching enfocado en “Maestría del Estrés” y también soy parte de un equipo liderado por mi mentor Bill Cortright con el que estamos desarrollando tremendos proyectos para cambiar el mundo. Todo esto mientras viajo sin perder mi rutina diaria ya que en cada lugar me instalo por al menos un mes.


Ahora que sé por experiencia como todo esto funciona, estoy visualizando cosas mucho más grandes para hacerlas realidad en mi vida. Y lo más importante, sé que se van a dar y agradezco por ello.


Y tú, ¿tienes claros cuáles son tus deseos?

コメント


bottom of page