top of page

¿Sabes bien quién eres y a qué viniste?

Antiguamente el homo sapiens vivía en tribus de unos 100 a 150 miembros. Para que cada tribu pudiese sobrevivir y prosperar en el tiempo, era primordial que dentro de la comunidad estuviesen presentes 10 valores que eran encarnados por sus miembros. Estaban aquellos que buscaban expandir la cultura a través nuevos conocimientos (Crecimiento), otros que se dedicaban a elevar la energía de la gente (Vitalidad), otros que ayudaban a los demás a conectar con su esencia y a ser auténticos (Inspiración), estaban aquellos que creaban estructuras físicas y mentales para que cada miembro se sintiera en control de su rol (Libertad), otros que buscaban expandir la energía de amor y tranquilidad dentro de la comunidad (Amor), otros buscaban crear armonía (Paz), otros cumplían con el rol de mantener a la tribu unida a través de la generación de lazos inter-personales (Conexión), otros buscaban expandir la energía de alegría y sentirse plenos (Alegría), habían quienes buscaban que las cosas se hicieran de la manera correcta (Integridad) y por último, estaban quienes se encargaban de empujar los límites y mostrar lo que somos capaces de hacer como individuos (Coraje). Para que la tribu se mantuviese unida y en expansión, estos 10 valores debían estar presentes y en acción.


Cada persona podía encarnar varios de estos valores, pero siempre uno resaltaba por sobre los demás, el cuál era considerado el propósito del individuo. Este propósito no era establecido por algún líder de la tribu, sino más bien era descubierto por la persona al conectar con su corazón, es decir, su verdadera esencia.


Como suelo mencionar en mis publicaciones, hoy en día el ser humano sigue operando y funcionando de la misma manera que hace 200.000 años y esto de los propósitos no es la excepción. Esto quiere decir, que cada uno de nosotros nació con ciertas características únicas que corresponden a uno de estos 10 propósitos, y como dije antes, esto no es algo que se nos enseña, sino que se descubre. Cuando descubres tu propósito, absolutamente todo en tu vida cambia ya que entiendes por qué haces lo que haces, por qué te comportas de cierta forma, por qué te motivan o te desmotivan ciertas cosas y lo más importante, entiendes qué es lo que debes hacer para encontrar esa felicidad y sentido de plenitud.


Algo muy interesante sobre estos propósitos es que cada uno de ellos, además de tener ciertas características relacionadas a cuando la persona está viviendo conectada a este, también cuenta con características específicas que se manifiestan cuando el individuo está viviendo desconectado a su propósito. Básicamente, cada propósito cuenta con características que se reflejan cuando la persona está viviendo desde un estado de expansión lo que fisiológicamente hablando se traduce a que el individuo está operando desde el sistema nervioso parasimpático o un estado de recuperación, y otras características que se ven manifestadas cuando la persona está en un estado de restricción (sistema nervioso simpático o estado de estrés activado). Cada uno de nosotros en todo momento está en un estado o el otro, no existe un punto medio. Es decir, podemos vivir desde un estado de expansión o restricción.


En adelante, repasaré cada uno de estos propósitos con mayor profundidad.


Crecimiento

Quienes tienen este propósito usualmente son personas que se sienten cómodas estando solas, pueden ver lo que otros no ven y se suelen comportar de manera diferente a como lo hace su “tribu”, en otras palabras “piensan y actúan fuera de la caja”. Buscan expandir la cultura a través de aprender y entregar nuevos conocimientos, métodos, formas, técnicas, etc. y les motiva superar obstáculos y desafíos. Los grandes inventos conocidos a través de la historia de la humanidad fueron creados por personas con propósito de crecimiento.

El lado “oscuro” de estos individuos es que pueden llegar a ser muy cerrados y les cuesta escuchar otras opiniones o puntos de vista, suelen tener dificultades en sus relaciones y cuando se desconectan de su propósito quedan “atrapados” en una energía de orgullo.


Vitalidad

Quienes tienen este propósito son personas entusiastas, que buscan elevar la energía de ellos mismos y de los demás. Son expertos en hacer que los demás crean en ellos mismos. Cuando las cosas se ponen difíciles, un propósito de Vitalidad conectado con su esencia se asegurará de que todos se mantengan positivos y con foco en superar la adversidad.


Estas personas tienen una energía muy contagiosa y eso también puede ser un arma de doble filo debido a que si la persona está desconectada de su esencia, tendrá la capacidad de expandir esa negatividad fácilmente. Esto ocurre cuando estas personas sienten algún tipo de estancamiento en su vida. Esto los llevará a entrar en una energía de deseo y frustración, llevándolos a tener comportamientos impacientes y queriendo controlar todo en el ambiente. Esto puede llevarlos a tener muchas dificultades en el área de las relaciones, al igual que quienes tienen un propósito de Crecimiento.


Inspiración

Las personas con propósito de Inspiración poseen la habilidad y necesidad de hacer o sentir algo, especialmente a través de un proceso creativo. Cuando todo parece no tener solución, aparecen estas personas con alguna solución creativa, haciendo uso de su particular manera de percibir y ver las cosas. Muchos son artistas y a través de sus creaciones buscan ayudar a otros a conectar con su propia esencia. Además, son personas muy intuitivas, dicen las cosas tal y como las perciben, a pesar de que el mensaje sea controversial. Esto hace que su principal desafío sea que pueden llegar a ser algo groseras debido a que dirán las cosas tal como las ven y sienten, “sin pelos en la lengua”.


Cuando estas personas están viviendo desde un estado restrictivo (estrés), suelen caer en estados más depresivos como la apatía. Usualmente esto sucede cuando sienten mucha presión y sienten abrumación. Es común que cuando caigan en estos estados, busquen la inspiración a través del alcohol, drogas o auto-medicación.


Libertad

Lo que motiva a estas personas es traer control a la tribu, tanto a nivel interno como externo. Usualmente se les ve en puestos de liderazgo (países, organizaciones, familias, etc.) en donde buscan brindar sistemas que permitan que las cosas funcionen de manera organizada para todos. Son personas con una personalidad muy fuerte, lo cual les ayuda a traer ese control en situaciones de caos.


Cuando se desconectan de ellos mismos, caerán en una energía de deseo y frustración, y su esencia de traer libertad al grupo se convertirá en un deseo de controlar todo. Querrán arreglar todo y harán todo a su manera para conseguir lo que quieren, creando caos alrededor, lo cual es completamente contrario a su esencia.


Amor

Estas personas naturalmente ayudan al resto a entender y sanar sus dolores. Son los sanadores de la tribu, no solo de los humanos, sino también de otros seres vivos. Buscan expandir una energía de tranquilidad y brindan ese equilibrio al grupo. Un desafío que tienen este tipo de personas es que suelen ser desorganizadas.


Cuando operan desde el sistema simpático o estrés, tienden a caer en un estado de indiferencia, es decir, falta de interés, preocupación o simpatía. Esto los hacer evadir y procrastinar en cuanto a sus labores diarias. Además, cuando este es el caso, es común verlos victimizándose y recordándole al resto lo mucho que ellos hacen por los demás.


Paz

El propósito de Paz es perfecto para estar en cargos de autoridad, debido a que buscan expandir la verdad y crear armonía. Naturalmente buscan crear un ambiente de paz tanto en el ambiente exterior como interior de cada individuo. Son maestros en resolver conflictos sin que nadie salga perjudicado. Cuando están conectados, están en calma, conscientes y saben lo que deben hacer para traer esa paz al ambiente. Sin embargo, un desafío para ellos es que son personas muy sensibles y cualquier disrupción en el ambiente (interno o externo) los puede desconectar fácilmente.


Cuando se desconectan, suelen ser personas agresivas y resentidas. Si es que pasan mucho tiempo en este estado de estrés, entrarán en un estado de orgullo en donde se volverán muy cerrados sin poder escuchar otros puntos de vista u opiniones. En la política es fácil ver los dos opuestos (conectado vs desconectado). Mahatma Ghandi fue una persona conectada a su propósito de paz, en cambio Adolfo Hitler fue otra persona con propósito de paz quien estaba completamente desconectado y viviendo desde un estado de restricción y odio.


Conexión

Las personas con propósito de conexión buscan que la tribu se mantenga unida a través de la creación de lazos inter-personales. Son personas que cumplen un rol clave en la comunicación, conexión y crecimiento de la tribu. La razón por la que son importantes para el crecimiento se debe a que tienen la habilidad única de conectar y entender la manera particular de pensar del propósito de crecimiento. Esto pone a estas personas en una posición de expresar las ideas del propósito de crecimiento ante los líderes de la tribu. Por otro lado, la principal habilidad de estas personas es ser capaces de ver lo que otros no pueden comprender incluyendo pequeñas cosas que pueden convertirse en grandes problemas.


Cuando estás personas están desconectadas se vuelven distantes y crearán resentimiento que podrá explotar en odio en el futuro. Su principal desafío en este sentido es que tienden a alejarse por completo de todos quienes les rodean, lo cual es completamente contrario a su propósito de conexión. También en muchas ocasiones, dejarán de preocuparse por ellos mismos, dejando sus prácticas diarias de auto cuidado, las cuales son parte primordial de sus vidas.


Alegría

El propósito de alegría busca crear resplandor en el ambiente y expandir el sentimiento de plenitud en cada miembro de la comunidad. Son las personas con la energía más alta de la tribu, ayudando al resto a encontrar la felicidad verdadera. Si están conectados a su esencia, nunca los verás quejándose. Además, son personas que conectan bien con personas con propósito de crecimiento ya que no se toman de manera personal la franqueza con la que actúan ese tipo de personas. Estos individuos brindan una sensación de bienestar a todo lo que hacen y ayudan al resto a ver lo positivo de cada situación. Son excelentes motivadores y trabajadores, sin embargo, necesitan estar en ambientes donde se sientan apreciados y trabajar en tareas y con personas que les brinden felicidad.


Cuando se desconectan suelen caer en estados depresivos como la apatía y se desprenden de cualquier lazo emocional. Tienen la capacidad de influir mucho en la energía del resto, por lo que cuando están desconectados drenarán la energía de quienes les rodean. Esto también hará que sean rudos, materialistas y actúen con flojera. Al igual que el propósito de inspiración, si es que están desconectados tenderán a caer en vicios en busca de esa alegría perdida.


Integridad

Estas personas nacieron para hacer que las reglas se cumplan. Cumplen un importante rol en cuidar y proteger al resto. Son personas honradas, comprometidas y si están conectadas a su esencia, siempre cumplirán con su palabra. También son personas de personalidad fuerte, seguras y constantemente están tomando acciones concretas que ayudan a su integridad y la del resto.

Cuando están desconectados, se sentirán confundidos y divididos, usualmente entrando en una energía de ira. Esto hará que se sientan separados del resto, ya sea de la sociedad, su familia, sus colegas, etc. Usualmente esto será provocado cuando se enfrenten a alguna injusticia. También puede ser que caigan a estados más depresivos, llevándolos a automedicarse o a tener alguna adicción de otro tipo.


Coraje

Por último, tenemos a las personas con propósito de coraje, quienes se encargan de mostrarle al resto de lo que somos capaces de hacer. Son personas que buscan adrenalina en lo que hacen, son valientes y harán todo para cumplir con lo que se proponen, sin importar si eso implica arriesgar sus propias vidas. Realmente se sienten cómodos en las situaciones más incómodas.


Cuando viven bajo un estado de estrés o restricción, estarán bajo una energía de miedo, timidez, ansiedad y procrastinación. Si este es el caso, es muy probable que tarde o temprano caigan en una energía más depresiva, sintiéndose muertos por dentro y solo se sentirán vivos en situaciones que involucren secreción de adrenalina.


Si te interesa hacer un ejercicio para descubrir tu propósito, escríbeme un mensaje privado y con gusto te lo envío y te guío.

Komentáře


bottom of page